Día de la Candelaria. Cada año se realiza con entusiasmo: en el día se levanta el Niño Dios y se viste; por la tarde, grandes multitudes acuden a los distintos templos de la Alcaldía a bendecir al Niño Dios, al salir del templo los feligreses invitan a sus compadres a disfrutar de una rica cena, compuesta de tamales y atole o bien mole o pozole.