Alcaldía La Magdalena Contreras

La Guerrilla de Don Agustín Reyna

El Pueblo de Contreras dio muestra de valor y heroísmo. El 18 de agosto de 1847 la guerrilla contrerense, formada por Don Agustín Reyna, nativo de Contreras, se enfrentó a la avanzada norteamericana en el sendero de Peña Pobre a Padierna. Mientras tanto, el ejército del norte de México, comandado por el General de División Gabriel Valencia, hacía lo suyo a espaldas del Rancho de Padierna, en la Loma de Pelón Cuautitlán.
Alcaldía La Magdalena Contreras

La Batalla de Padierna

La noche del 19 y madrugada del 20 de agosto del año 1847, el ejército invasor norteamericano, viniendo de Margarita Contreras y Tlalpan por Peña Pobre hasta la altura de Padierna, atacó de frente al Rancho La Loma Fortificada; al no poder tomarlo dirigió la mayor parte de sus fuerzas por el sendero que salía cerca de Anzaldo, y avanzó hacia el Pueblo de San Jerónimo donde pernoctaron, flanqueando, la Loma Fortificada; y de cuyo pueblo salieron en la madrugada del 20 para atacar y tomar por la espalda la misma Loma.

Por eso suele llamarse en ocasiones Batalla de Contreras. El nombre original se debe a la cercanía del Rancho Padierna, lugar donde hubo combates.

Alcaldía La Magdalena Contreras

Partes Militares

El General Valencia, en su parte militar del 19 de agosto 8:00 p.m. señala:

“…después de un reñido combate contra todas las fuerzas angloamericanas, tengo el alto honor de participar a VE que he puesto en vergonzosa fuga, con el ejército que tengo el honor de mandar, a todas las fuerzas del anglo-americano, que unidas han embestido mi posición y me atacaron de cuantos modos era posible, desde las doce del día hasta las siete de la noche.”

El 20 de agosto, el General Antonio López de Santa Anna envió dos comunicados al General Valencia para que se retirara como pudiera esa misma noche. A la 1:15 horas de la madrugada Santa Anna exclamó al respecto:

“considerando lo que sufriría la División del Norte con la lluvia, sin abrigo alguno, y que ni los hombres ni las armas quedarían útiles para empeñar una acción al otro día, anhelando evitar la derrota que preveía, ordené al General Valencia se retirara a San Ángel”.

Alcaldía La Magdalena Contreras

Los Héroes de Padierna

El ejército norteamericano comenzó su ataque a las 3:00 A.M., ocasionando a las posiciones mexicanas grandes pérdidas. Durante la batalla se capturaron a 813 soldados y 88 oficiales, 4 de ellos generales mexicanos. Las pérdidas de los norteamericanos fueron en total, de 300 hombres en los combates de Padierna.

En el reporte del General Salas, Segundo en Jefe de la División del Norte, que enviara al Ministerio de Guerra señala:

“… a causa de la mala posición ocupada y del abandono que se vieron los movimientos del enemigo, a la madrugada del día 20, fueron batidos en todas direcciones por más de 6 mil los 3 mil infantes reunidos en las lomas de Padierna”.

Así, los héroes de Padierna dieron su sangre en aras de la patria, y México los glorificó: el General Frontera, el Capitán Rico, los tenientes, Subtenientes y Alféreces Zulueta, Contreras, Vergara y Quiriarte.

Alcaldía La Magdalena Contreras

Movimiento Obrero

Los trabajadores textiles de la región de Contreras se organizaron para reducir la jornada de trabajo de 14 a 12 horas diarias, mejorar los salarios y las condiciones internas de trabajo.

Los empresarios utilizaban malos tratos, métodos coercitivos, aplicaban multas y descuentos, tiendas de raya y otros mecanismos para controlar a la clase trabajadora. Estas fueron las causas de los primeros choques entre los trabajadores y sus explotadores capitalistas extranjeros.

Alcaldía La Magdalena Contreras

El Gran Círculo de Obreros

Las condiciones de trabajo obligaron a la unificación de los trabajadores en sociedades mutualistas y hermandades. Una de ellas fue el Gran Círculo de Obreros (GCO) que se estableció en Contreras y llegó a convertirse en la organización más importante en el país con sucursales en diferentes Estados. Sus objetivos estaban encaminados hacia “el bienestar y la mejora de la clase trabajadora”.

El origen del Gran Círculo de Obreros se remonta a la década de 1860, y su primera directiva se nombró en septiembre de 1872, tres años después contaba con 28 sucursales, en su mayoría de obreros textiles, seguidos por los sombrereros artesanos:

1a. Fábrica El Águila, Contreras, D.F.
2a. Fábrica San Ildefonso, México.
3a. Fábrica La Fama, Tlalpan, D.F.
19a. Fábrica La Magdalena, Contreras, D.F.

La principal arma de los obreros textiles del Valle de México fueron los múltiples brotes huelguísticos, para luchar por la desaparición de la tienda de raya, la reducción de la jornada de trabajo (de 14 a 12 horas de labor diaria), servicio médico, medicinas en las enfermedades profesionales y la abolición del trabajo nocturno.

Alcaldía La Magdalena Contreras
Alcaldía La Magdalena Contreras
Alcaldía La Magdalena Contreras
 

Club Democrático Antirreleccionista

La mayoría de los habitantes en la región de Contreras eran indígenas, campesinos, jornaleros, comuneros y un sector pequeño de trabajadores textiles que vivían en pésimas condiciones.
El fin de la dictadura de Porfirio Díaz, acarreó una lucha interna por el poder político. El pueblo y sus dirigentes aparecen como actores sociales para hacer valer sus derechos, organizándose a través del “Club Democrático Antireeleccionista Vicente Guerrero”, que formalmente quedó instalado el día 23 de julio de 1911, siendo elegida como su primera presidenta Socorro E. Ramírez.
La presidenta del Club Antireeleccionista, al saber que pasaría en ferrocarril, por la estación de Contreras, Don Francisco I. Madero, en su viaje a Cuernavaca, le preparó un pliego petitorio haciendo de su conocimiento los principales problemas del Pueblo de La Magdalena, ocasionados por los caciques, el cual fue entregado personalmente al candidato presidencial.

 

Presencia Zapatista

La primera partida de zapatistas en la región aparece en el mes de marzo de 1912. El territorio de La Magdalena Contreras era considerado como un sitio estratégico para entrar a la Ciudad de México. En estos años la lucha armada había rebasado la periferia de la Ciudad de México y era vista por los vecinos de Contreras con simpatía y buen número de ellos se unieron a la lucha zapatista.

Entre1913 y 1914, las fábricas de Contreras fueron tomadas por los zapatistas con el objetivo de abastecerse de energéticos, mantas, cobertores, entre otras cosas y exigían a sus dueños una cantidad de dinero y productos manufacturados, con la condición de no destruirlas o quemarlas.

La región estaba bajo el mando del jefe zapatista Francisco Pacheco, quien controlaba las fábricas de Santa Teresa y La Magdalena.
Los empresarios solicitaron ayuda a la Secretaría de Guerra y a la comandancia militar para proteger las plantas eléctricas (los Dinamos) y las fábricas textiles, a cambio de dar alojamiento, alimento, abrigo para la tropa y, sobre todo, abastecer de implementos textiles para los cuerpos rurales.
La Secretaría de Guerra envió diversos destacamentos que se establecieron en las fábricas textiles y sus alrededores, conteniendo así a los zapatistas.
Las fábricas representaban cierta neutralidad entre los zapatistas y los cuerpos rurales.

Los cuerpos rurales no se atrevían a disparar su artillería, ya que dichas fábricas representaban una cuantiosa inversión extranjera. Sin embargo, el ejército federal sí atacó los pueblos y rancherías de Contreras, persiguiendo a los zapatistas por toda la Sierra de las Cruces.
En 1914 los pueblos de Contreras y La Magdalena fueron destruidos por el fuego. Sólo quedó una que otra casa respetada por los zapatistas, pues sus propietarios advertían con letreros ser revolucionarios.
La situación se agravó para los trabajadores textiles. Cerca de dos mil familias se encontraban aisladas y en la más completa miseria, rodeadas de los pueblos incendiados.

La Magdalena Contreras continuó en 1915 ocupada por las tropas zapatistas que libraron la batalla decisiva en el mes de noviembre y avanzaron sobre la capital de la República.
Los zapatistas penetraron hasta la estación de Buenavista, en donde se apoderaron de una locomotora, la cual fue llevada al cuartel de Contreras para trasladar sus fuerzas revolucionarias.

Alcaldía La Magdalena Contreras
Alcaldía La Magdalena Contreras
Alcaldía La Magdalena Contreras
Alcaldía La Magdalena Contreras
Alcaldía La Magdalena Contreras
Alcaldía La Magdalena Contreras
 

El Sindicato “La Lucha”

El origen de este sindicato se localiza en 1917. Su primer secretario fue el obrero J. Trinidad Escalona; después de haberse integrado, se formó una comisión para redactar sus estatutos. El sindicato “La Lucha” fue uno de los pilares de la Federación del Ramo Textil, cuando en marzo de 1919 permanecía al margen de toda organización obrera.
En 1920 estallaron diversos conflictos laborales. Los obreros textiles de “La Hormiga”, “La Alpina”, “Santa Teresa”, “La Abeja” y “La Magdalena”, así como los campesinos de San Ángel, se unieron a los conflictos obreros y declararon una huelga en solidaridad.

El sindicato “La Lucha” estaba afiliado a la Federación Obrera del Ramo Textil (FOT) de corte anarcosindicalista y fue uno de los pilares de la fundación de la Confederación General de Trabajadores (CGT).
La CGT estaba subvencionada por la Federación Comunista del Proletariado Mexicano. La integraron cincuenta representantes de 30 sindicatos de 20 Estados de la República, y su lema fue “Salud y Comunismo Libertario”.
La CGT surgió como una organización contraria a la Confederación Regional Obrero Mexicana (CROM).

La historia de la CGT como grupo anarcosindicalista se vio manchada por la violencia durante sus primeros seis años. Sus principales escenarios fueron las fábricas textiles de la región de San Ángel y Contreras.

Huelga de 1922

En apoyo a los trabajadores textiles de la fábrica “San Ildefonso” en septiembre de 1922, la CGT decretó una huelga de solidaridad en todas las fábricas en el Distrito Federal. Terminando la huelga, los industriales de la municipalidad de San Ángel, como represalia, acordaron declarar “el lookout” (paro patronal) cerrando las puertas de las fábricas de La Magdalena, Santa Teresa, La Hormiga, La Abeja y La Alpina.

Los Mártires del 20 de Octubre

El 19 de julio de 1922 sujetos no identificados detuvieron al dirigente de la Federación Hilandera, Julio Márquez.
La noticia del secuestro generó que obreros de las fábricas La Magdalena, Santa Teresa, La Abeja y La Hormiga, marcharan hacia la Presidencia Municipal de San Ángel, el 20 de octubre, en protesta por la desaparición de Márquez, siendo repelidos por la gendarmería montada. En el enfrentamiento murieron Emilio López y el obrero Florentino Ramos.
Después de este suceso todas las filas de la CGT organizaron una manifestación, en la que cargaron el féretro de Florentino Ramos, e hicieron una parada frente al Palacio Nacional, en la Secretaría de Gobernación y en las oficinas del Gobierno del Distrito Federal.
Para recordar a los mártires, se dio el nombre “20 de octubre”, fecha en la que sucedieron los hechos, a la calle ubicada a un costado de la fábrica Santa Teresa, entre ésta y las viviendas de los trabajadores de la misma.

 

El Sindicato “La Unión”

El 20 de julio de 1925, en la fábrica La Magdalena, se creó el Sindicato “La Unión”, afiliado a la Confederación Regional Obrero Mexicana (CROM), encabezado por el obrero Ricardo Treviño. Esta organización sindical surgió como opositora al Sindicato “La Lucha”, al frente del cual estaba Ciro Mendoza.
Las pugnas de los trabajadores textiles provocaron enfrentamientos armados entre ambos sindicatos.

Dueños de la Fábrica La Magdalena

La factoría estuvo bajo diversas sociedades mercantiles a lo largo de su existencia:
De 1840 a 1866, su propietario fue Don Antonio de Garay, quien fundó la Sociedad de Garay y Compañía.
De 1866 a 1883, su dueño fue el señor Pío Bermejillo, quien la trabajó con la denominación de Pío Bermejillo y Compañía.
En 1883, la adquieren en sociedad los señores León Meyran, Antonio Donnadieu y Adrián Jean, quienes forman la empresa “Meyran, Donnadieu y Compañía.”
En 1909 pasa a propiedad del francés Jean Veyan, quien crea “Veyan Jean y Compañía, Sociedad en Comandita”.
Para 1928 pasó a formar la empresa “Veyan Jean y Compañía y Sucesores”.
En 1932, los socios Adrián, Camilo y Alfonso Jean; Pedro Guzzy, Camilo Reynaud y Luis Veyan, forman la sociedad “Jean Hermanos y Compañía”.

La última huelga
La fábrica dejó de funcionar el día 10 de junio de 1967

Cuando el Sindicato “La Lucha” emplazó a huelga por violaciones al Contrato Colectivo de Trabajo de la Industria Textil.

La huelga duró seis años, el día 10 de marzo de 1973, la Suprema Corte dictó el laudo a favor de los trabajadores textiles, ordenándoles a los dueños de la factoría pagar la suma de 47 millones de pesos por concepto de la indemnización, los cuales no fueron cubiertos y los bienes muebles e inmuebles fueron
sacados a remate. El inmueble fue adquirido por el Departamento del Distrito Federal, el 19 de septiembre de 1973.